28 abril 2007

Cocido castizo en "La Bola"

Se acerca el puente, y aunque muchos aprovechamos para salir corriendo de Madrid, otros deciden venir para cumplir todos los tópicos (comer los huevos de Lucio, por ejemplo) que recomiendan las guías. También están aquellas visitas a las que es preciso hacer un tour por el TopTen de la city. ¿Y existe algo más típico que el cosío madrileño? Pues pocas cosas. El sitio más mítico, sin duda, la taberna “La Bola”.


Mi experiencia en la Bola fue cuando menos surrealista. El primer paso es reservar, o tener mucha suerte. Es difícil perderse, pues al bajar la calle (c/ la Bola) ves su fachada rojo chillón, que no deja lugar a dudas. Nada más entrar, un camarero amable (llamémosle Paco, no porque así sea su nombre, sino porque no soy capaz de ponerle otro a su cara) te acomoda en una minúscula mesa, de esas que parece que compartes conversación con los vecinos. Y seguidamente formula la pregunta: ¿un cocidito, no?. Pues… sí, que remedio. Llega el puchero, ¡Ay, madre!... Señor, ¿cómo funciona esto? Que es la primera vez que venimos… No preocuparse, que yo os lo pongo. Primero la sopa con fideos. Si es que se puede llamar así, menuda cosa más consistente. Después el vuelco completo del pushero. ¡No por favor!, no me lo ponga todo! ¿Cómo que no? Venga mujer, ¿no ves que todo el
mundo lo toma entero?. Si esto está muy güeno (téngase en cuenta que el volumen sonoro del camarero ha llamado la atención del resto de comensales y todos nos miran fijamente). Bufff…, pues venga. Vamos, como si el señor se reencarnara en tu padre cuando tenías 6 años. Tras no poder más y necesitar algo refrescante en vena, decidimos pedir el sorbete de limón. Claro que no contábamos con que nos iba prácticamente a obligar a probar los buñuelos de manzana. Que por otra parte estaban buenísimos. Al final, la nota asciende a cerca de 25 euros (+ vino). No es tanto si tenemos en cuenta que después ya te puedes sentir un poco más madrileñ@ o castiz@, en su defecto.


dónde_ c/ la Bola, 5


cuándo_ De 13 a 16 y de 20.30 a 23.30 h. ( cerrado : D noche)


ambiente_ bohemios, turistas, castizos, algún artistilla y un montón de fotos en la pared de esas que te recuerdan quién pasó por allí antes que tú.

8 comentarios:

Laura dijo...

Mmmmm menuda pinta que tiene, a mi me ponen un buen cocido y hasta lloro de la emoción!

david santos dijo...

Te felicito por tu trabajo y deseo un buen fin de semana

Jacqueline dijo...

Sade, yo quiero... yo quierooooo!!!!

El que hace mi mamá es buenísimo así que tendré que ir a La Bola en secreto. Le tengo más miedo a ella que a Paco y para colmo, no me da buñuelos.

patri dijo...

buaaaaaaaaaa....bua....venir a verlas significa que me muestren estas cositas...que recuerdos me trae, La Bola....je, je había cosas que he tenía olvidadas y mira...je..Un besote.

Cool Boy dijo...

Uyyy,genial post, genial blog!

Me gusta, me gusta !!

Feliz finde ;)

Loca por las Compras dijo...

El problema es ése, que no eres capaz de comerte todo lo que ten ponen. Con el cocido maragato de León pasa igual, qué cantidad más increíble de comida!!!

Robert dijo...

Estupendo local, sí señor y la comida excelente.
Besos ;0)

Robert

Ananta dijo...

acabo de llegar a casa después del supercocido + buñuelo obligado de manzana. Es toda una experiencia pasar por La Bola. La sopita recuerda a la de la abuela. Hoy no me podré mover mucho. Es el precio que hay que pagar ;-)