24 junio 2007

madrid me ataca: así son mis vecinos

Hace no mucho, buscando no sé exactamente el qué en Lavapiés (creo que no era el turbante famoso, pero ahora que lo pienso no es mala idea) encontré este bonito blog de un vecino de Lavapiés, en el que se dedica alguno de sus post a esos adorables vecinos que tanto nos dan que hablar... Fue entonces cuando me di cuenta que da igual donde vivas, esa fauna vecinal está extendida por todos los barrios. En Argüelles también tenemos auténticos espécimenes.


Y a que viene todo esto. Pues a que resulta que un Domingo tarde que estoy en casa de relax... llaman al portero automático. ¡Quién será a estas horas! Con está resaca y haciendo ruidos... Si además éstas tienen llave. Lo cojo. ¿Quién es? mmmm ¿es ahí el kiosko?. ¿Qué?. El kiosko (voz de fondo: era el 92 ¿no?). Ah! No, creo que te has equivocado, eso es en el 5º. Y es que ya es vox populi que donde los chicos del 5º puedes conseguir delicatessens holandesas. Como cuando el Cutre Inglés hace la semana temática... pues igual, pero a todas horas, y mejor cuando no está el portero. Así que una ya entra con miedo al portal.


Y esto no es lo único. Resulta que hace unos meses unos pistoleros entraron a robar a la ETT del 1º. Y digo yo, tanta pistola pa' 240 euros. Pues sí, y encima a la hora que servidora volvía del trabajo. ¡Qué miedito!


En el 4º tenemos a la señoraquetiracomidaalgatodelpatioyrompetejas. Y los del concesionario de abajo, tras el "diluvio universal" pidieron cuentas a la comunidad, como es lógico, y tocó pagar.


Llegando a nuestra planta tenemos a la típicavecinacotilla que te interroga en el ascensor (desde 3ª a baja) y nada más pisar la calle te pregunta ¿hacia donde vas? .... (mierda mierda mierda, que la digo para quitarmela de encima). Al trabajo. ¿Y por dónde?. mmmmm Hacia abajo. Yo también. (mierda mierda mierda). ¿Y por qué calle?. Blasco de Garay. Voy contigo que a mí me da igual. (¡hay que jo*er**!). Aprieto el paso a ver si la pierdo, y me pongo un casco del mp3 a ver si pilla la indirecta, pero no. Pues... yo voy a misa de 9, ¿sabes?. Ahhh, muy bien. ¿Tú vas a misa?. ¿ein? Pues... alguna vez he ido (en mi comunión y en el bautizo supongo, más no recuerdo). Bueno, pues ya hemos llegado. Sí (menos mal). Adiós guapa. Sí, adiós.


Como comprenderéis, cada vez que nos acercamos al portal nos cuidamos muy mucho de con quién subir en el ascensor... Y no es para menos.


No sé si alguien tiene algún vecino digno de mención...

10 comentarios:

Karine dijo...

Yo he tenido a la vecina ninfomana (gritando a las 3 de la mañana), a los abuelitos aburridos que te saludan cada vez que salen de casa (al final me escondia), a los adolescentes sin padres un fín de semana, etc.
Vivo en Argüelles tambien. Montamos un club "odio a mis vecinos"?

alt124 dijo...

Donde dices que es el kiosko ese?

María dijo...

Oh, sí, tengo una vecina que merece un post para ella solita.

Cuando nos mudamos mi chico y yo se pasó semanas haciendo lo imposible por coinciidr con nosotros. Vive en el primero, y hasta espiaba en el descansillo a ver cuándo llegábamos para interrgoarnos. Hasta que no se enteró de que no estábamos casados, de dónde trabajábamos y de dónde había sacada "aquella blusa tan mona que tendiste ayer" no paró.

Pero lo pero es que al final terminó por interrogarnos hasta las visitas. Un fin de semana que mi chico no estaba vinieron a cenar unso amigos. A mi mejro amigo lo pilló en el descansillo y le hizo un 3º grado que ni las SS, vamos. Cuando se enteró de que venía a casa soltó muy seria "Pues P. no está este fin de semana" Y mi amgio, muy cortés él, "no, no ,si yo he quedado con María".

Así que el lunes, cuando P. volvió le abordó en el ascensor para contarle que "tu novia a traído a cenar a un chico el viernes. Un amigo, supongo".

Cuando me lo contó creí que me moría de la risa.

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais.

Loca por las Compras dijo...

No puedo con los cotillas, los míos se sientan en un banco todos juntos a la puerta para poder fichar. Me ponen d los nervios. Aunque también hay uno muy agudo, que no abre la boca pero cuando dice algo es un verdad como un puño, muy irónico.

Jill, al final con tanto jaleo no me pasé por Cosas por dinero. Fui incapaz de arrastrar a mi chico hasta allí después de la pifia del mercadillo. Cuando le dije "hay un sitio aquí cerquita que tiene unas cosas muy interesantes" me miró de una manera que ya, ya.

lamari dijo...

como ahora estoy enferma y veo mucho la tele, he encontrado mi programa de crímenes preferido en la sexta... te diré que gracias a las vecinas cotillas se resuelven muchos crímenes... aunque hoy tocaba el caso de un hombre que se había cargado a su mujer y gracias a la vecina cotilla la poli estubo buscando a una señora pelirroja...
... bueno, en el caso de P., seguro que se siente mucho más tranquilo ahora no María?

sade dijo...

karine, lo de la vecina ninfómana lo sufrimos también, pero pensábamos dedicarla un post en exclusiva, ella lo vale.
alt124, creo que antes de facilitar la calle vamos a tener que negociar con ellos una comisión, aquí nada es gratis.
maría, ¡qué tía más perra tu vecina! ya te puedes andar con ojo...

inthesity dijo...

tengo a la familia frutero, no pagan la comunidad y protestan los que más, bueno al final pagan, tengo al que tira clinex al patio y han desaparecido la que tiró el aplicador del tampax y el/la que tiraba las hojas sepia del país. Ninguno baja a por la ropa que se les cae del tendero, que religiosamente tiro a la basura, tengo a una que habla por los codos, a un metete de esos que está en todas las salsas, en fin me falta el quiosco y ese vecino supercachas que se desnuda frente a tu ventana, como lo echo de menos.

alt124 dijo...

Yo con mis vecinos hola y adiós, ahí se acaba la relación.

Laura dijo...

A mi me ha tocado una vecina imbécil perdida que quiere tunear todo el piso la tia, y ha puesto un panel metálico en la pared qe divide nuestras terrazas "porque no tenemos ninguna necesidad de vernos", dice la muy petarda. Pues fíjate que yo creo que su marido sí tiene esa necesidad....