15 enero 2007

brunch en Ene

Desde hace tiempo teníamos curiosidad por el brunch, esa comida 2 en 1 para los domingos resacosos de la que se tanto se habla por todas partes. Ayer decidimos que era un buen día para probarlo y así despejar la duda: de verdad es un buen invento unir desayuno y comida?

Después de comparar los restaurantes que ofrecen brunch en Madrid, nos decidimos por Ene Restaurante, en La Latina, con un sol radiante y el ambientillo del Rastro como alicientes para acercarse hasta allí.

El lugar responde a las expectativas creadas por su nombre: Ene Restaurante Pinchos Lounge. Es decir: un restaurante de diseño (lounge) que quiere ir de auténtico (pinchos) donde te cobrarán por ambas cosas.

El brunch consiste en:

* Selección de bollería y panes artesanos. El menú empieza con aires de desayuno y lo recibimos encantadas ya que, efectivamente, hemos venido sin desayunar. La selección consiste en 1 muffin (a los que no os guste compartir, no vengais o esto será fuente de conflicto), un "petit pain au chocolat", dos bollitos de hojaldre y dos panes de nueces. Exquisitos, pero advertimos: éste será todo el pan de la comida...


* Un entrante a elegir entre 4. Elegimos la Quiché Lorraine y la tabla de quesos. Todo muy bueno; eso sí, recomendamos haber guardado algo de pan y mermelada de frambuesa para los quesos. Las otras dos opciones eran muesli con yogur griego y ensalada de espinacas.




* Un principal a elegir entre 4: Tras dudas y más dudas, pedimos los huevos benedictine que según dicen "no pueden faltar en un brunch" y el salmón marinado sobre blinis. El salmón está "de lujo"; los huevos benedictine consisten en dos huevos pochados sobre pan tostado, bacon y salsa holandesa... demasiado denso a estas alturas pero reconocemos que estaban bien hechos.

Como anécdota, hay que reconocer que pasamos un buen rato tratando de descifrar si la salsa holandesa estaba salada o hecha con vermú (por aquello del toque castizo).

* Un "dulce delicatessen". Y cuando digo un dulce, digo UNO. Muy bonito visualmente... pero algo cutre.

Dos pastitas, dos frambuesas, un poquito de espuma de frambuesa, cuatro grosellas y dos palitos de naranja confitada en un sólo plato para compartir entre dos.

De nuevo, éste no es el sitio ideal para aquellos que sean algo escrupulosos o glotones, o directamente no les guste compartir...

* Una bebida. Llegamos al tema más delicado: nada más empezar, te ofrecen un sinfín de posibilidades:

- Bebidas con alcohol: bloody mary (antes muerta) o mimosa (cava y zumo de naranja, me lo pido!)

- Bebidas sin alcohol: zumo de fruta, otras posibilidades que desconocemos por haber decidido tan rápido

- Una bebida caliente: café o té, que te sirven al principio o al final, según preferencias personales.

Problema: pides una bebida y cuando digo una, es UNA. Una copichuela de cava para toda esa comida... imposible amigos. Pero, no se supone que al brunch hay que venir con resaca? Menos mal que no era el caso. Visto lo visto, recomendamos venir bebidos de casa (agüita, no me seais...) o directamente traerse la botellita de agua de estrangis. De lo contrario pagareis 2 y pico euros por cada botella de agua extra.

En conclusión, y es que no estamos aquí para hacer publicidad gratuita, éste es un menú muy bien elaborado con unos cuantos "peros"...

- Al brunch le falta fruta y zumos naturales, de lo contrario que quiten la "BR" de breakfast...

- Sirven comida diferente en cada mesa, tanto en la bollería del principio como el dulce-delicatessen final. Esto provoca envidias y agravios cuando al de al lado le ponen un pastelito de chocolate y a tí una minipasta.

- El tema de cobrar la bebida aparte es un detalle feo, feo. Todo el mundo debería saber que con resaca si algo es imprescindible, eso es el agua.

A pesar de todo eso, salimos contentas con la experiencia... Es probable que repitamos, eso sí, en casa (con los 20 euritos que cuesta el capricho nosotras comemos toda la semana).
Hay que reconocer que el sitio permitió que dos "precarias" como nosotras se sintiesen como un par de neoyorquinas por un rato, lo cual no está nada mal, de vez en cuando...

Ene Restaurante
( dónde ) c/ Nuncio, 19
mapa
La Latina

5 comentarios:

andrea dijo...

looks delicious!

Laura dijo...

Genial este blog. Me muero por ver qué compraste en Londres

carrascano dijo...

madre mia, se me hace la boca agua con tantas delicias!

nek0 dijo...

no conocia este blog, he visto tu post en el blog de manzANA, esta genial!!

Anónimo dijo...

One again, your article is very nice