29 diciembre 2006

Asia en Madrid (1ª parte)

Me pasaría la vida viajando, pero bastante tengo con llegar a fin de mes sin salir de Madrid. Aunque la verdad es que soy una afortunada, esto de vivir en la gran ciudad tiene sus ventajas y ya no hace falta moverse de aquí para conocer mundo.

Ayer estuvimos comiendo en el tailandés SIAM, en la calle San Bernardino (no voy a soltar el rollo, porque no lo voy a contar mejor que los chicos de
La Cuchara <--hagan clic). No he estado en otros thai de Madrid, pero puedo asegurar que de aquí todo el mundo sale encantado. Recomendado el menú degustación (unos 18 euros, para dos personas) y los tallarines de arroz.

En esta misma calle, que es la mayor concentración de restaurantes exóticos de Madrid, también hay un indonesio, un chino-auténtico (El rey de los tallarines, un imprescindible! y más para aquellos que estén hartos de los "chinos de toda la vida"), un mexicano, y un par de hindúes...

Uno de ellos lo conocimos hace no mucho, en una gran noche de sábado algo surrealista. El sitio en cuestión se llama ADRISH, y la experiencia más que picante fué agridulce. La comida, rica y abundante, pero la cuenta nos amargó la velada cuando vimos que por el "vino de la casa" nos cobraban nada menos que 23 euritos...

Personalmente, me quedo con el hindú de Lavapiés MOHARAJ, en la calle Ave María, 26. Es un sitio fantástico, la comida está riquísima (siempre acabamos pidiendo la ternera korma y el pollo tikka massala) y los camareros son de lo más simpático (las comparaciones son odiosas, pero...). Y por cierto, cenar en la terraza es un lujo... asiático

Los japoneses dan para un post aparte... (próximamente).

Lo mejor de ayer fue descubrir por fín el subterráneo de Plaza de España. Todo un submundo lo que hay allí montado, y más que famoso aunque cualquiera se atreve a buscarlo. Bien, intrépidos aventureros, buscad la entrada al parking y... voilá! De repente estáis en China. Un auténtico supermercado asiático que será la salvación para todos aquellos que quieren experimentar con la cocina china, japonesa o tailandesa en casa y lo veían misión imposible...
Aquí tienen de todo y lo que es mejor, a buen precio.
Yo de momento voy a empezar con los tallarines de arroz, que por supuesto tendrán su correspondiente post...

Fotos próximamente.

Sean felices y experimenten.

2 comentarios:

didi dijo...

Lo mejor del rey de tallarines son los susodichos y las dos sillas del restaurante con sendas placas que recuerdan que sobre ellas sentaron sus reales posaderas los príncipes, Leti y Felipín.

El Moharaj está guay, aunque yo soy más fan de otro hindú que hay a la misma altura, pero en la calle Lavapiés. Ahí son especialmente majetes.

Tengo que ir a los bajos de plazaespaña para conocer ese submundo... aunque en los alrededores de Embajadores hay un porrón de chinos (casi todas las tiendas de alimentación) que venden soja,wasabi&company.

Suerte con los tallarines!

xerito dijo...

¿Alguien podria poner un plano de como llegar?

jajaj