16 diciembre 2006

Cacao Sampaka

¿Qué hacer en una tarde de invierno?
Se me ocurren varias opciones; una de las más reconfortantes y sencillas (puesto que no requiere compañía -ejem-) es: tomar un chocolate caliente.

En Madrid es toda una institución, y se puede tomar de mil maneras: a la española, a la francesa, vienés... en bar castizo (con porras), en una cafetería más o menos "finolis" (aquí con churros) (advertencia: no se fíen,
lean!), incluso en mitad de la calle (en uno de esos chiringuitos con letreros de neón), y cómo no, en un local de diseño.


El primer chocolate de este invierno lo tomamos hace no mucho en Cacao Sampaka, uno de esos delicatessen tan atractivos como prohibitivos.
Un día es un día y con esa filosofía entramos en el local. Para llegar a la cafetería debes cruzar TODA la tienda, al más puro estilo Ikea, y una vez allí la carta resulta desconcertante: una tortura para
indecis@s.

Me centro en los chocolates calientes, y finalmente me decido por el "Azteca", con 70% de cacao y especiado...


Delicioso (Adivina adivinanza, cuáles son las especias en cuestión? Es imposible saberlo catándolo, pero un camarero muy amable te desvela el misterio...)


El "vienés" no necesita comentarios...

Y esto, por 3,20 euros. La mayoría de tentaciones de la carta oscilan entre 3 y 5 euros.


Y aunque siempre está bien innovar, San Ginés siempre será el lugar mítico donde tomar chocolate el día de año nuevo... o cualquier noche de sábado que termina en domingo.



( dónde ) c/ Orellana, 4
<> Alonso Martínez (lineas 4, 5 y 10)
( pros ) el olor, el sabor, el color...
( contras ) está lleno de tentaciones caras y hay pocas mesas. Riesgo de empacho.


1 comentario:

Arturo dijo...

Son las fechas típicas para un chocolate calentito hace poco leí otro artículo sobre una chocolateria donde no ir, aquí os dejo el enlace: http://esmadriz.blogspot.com/2006/12/escarnio-pblico-chocolatera-valor-una.html

Saludos